Lo mejor de los brasseries franceses

Calamares rellenos

Los calamares siempre son una buena opción. ¿Por qué? Porque son bajos en grasa, y altos en proteínas. Porque son muy versátiles y muy fáciles de cocinar, además de ser una de las opciones más sostenibles disponibles.

Está disponible fresco en la mayoría de las pescaderías del país, pero asegúrate de conocer su procedencia (es mejor evitar el producto de la India, Tailandia y China, donde no hay supervisión y las prácticas pesqueras pueden ser cuestionables).

Calamares rellenos

También los puedes comprar congelados, ya que se descongelan rápidamente.

El pescadero los limpiará en un momento, o también puedes hacerlo tu en casa. Hay que dejar los cuerpos enteros, que es lo que vamos a rellenar, y picar las patas y las zonas más duras.

Lo más importante a tener en cuenta al cocinar el calamar, es que tiene que ser cocinado caliente y rápido para alcanzar esa textura perfectamente tierna y elástica.

Ingredientes para 4 personas

Elaboración paso a paso

  1. Teniendo los calamares ya limpios, les quitamos las patas y las aletas y las picamos bien finas. Estas partes las freímos en una sartén con un poco de aceite, junto con la carne picada, de forma que se haga todo.
  2. Cocemos los huevos en agua hirviendo durante 12 minutos. Los escurrimos, refrescamos y pelamos cuando ya no quemen. Añadimos los huevos cocidos a la mezcla anterior y los aplastamos para que los huevos se desmenucen.
  3. Le añadimos un poco de sal al conjunto y mezclamos bien. Con esta mezcla vamos a rellenar los cuerpos de los calamares crudos, sin llegar al borde, y los vamos a cerrar con ayuda de un palillo para que no se salga.
  4. Pasamos los calamares por harina para rebozarlos, y los freímos en abundante aceite hasta que estén dorados, dándolos la vuelta para que se hagan por sus dos lados. Los sacamos y escurrimos el aceite sobrante en papel de cocina.
  5. Para hacer la salsa que utilizaremos de base, escaldamos los tomates en agua hirviendo durante 2 minutos, y seguidamente los pasamos a un recipiente con agua frío o helada, para detener el proceso de cocción. Pelamos los tomates y los picamos, eliminando las semillas.
  6. Ponemos los tomates picados en una sartén y los calentamos a fuego medio, incorporando los calamares rellenos cuando el tomate esté bien frito.
  7. En un mortero picamos las almendras, las avellanas y los piñones, y lo diluimos con un poco de agua. Incorporamos esta mezcla en la sartén de los calamares y dejamos que hierva todo durante 10 minutos, o hasta que los calamares estén bien hechos.
  8. Lo ponemos a punto de sal, y si los tomates están muy ácidos, le añadimos un poco de sal.