Lo mejor de los brasseries franceses

Cochinillo a la burgalesa

Según el refranero español, los tomates y pimientos, buenos amigos y siempre revueltos, y esto se cumple en la receta de hoy. Eso si, bien acompañados de un cochinillo tierno y sabroso.

Aunque lo ideal es que el cochinillo se haga en un horno de leña, sabemos que no todos podemos disponer de esta herramienta, y por eso se puede poner en el horno convencional si se quiere hacer en casa.

Cochinillo a la burgalesa

Un plato de una verdadera brasserie.

Ingredientes para 4 personas:

Para el cochinillo:

Para el pisto:

Elaboración:

Preparamos el horno a una temperatura de 190ºC para que le de calor por arriba y por abajo.

Colocamos el cochinillo abierto sobre una bandeja de barro, con la cebolla picada, los dos dientes de ajo machacados y la manteca de cerdo repartida por todo el cochinillo.

Lo introducimos en el horno con la parte interior del cochinillo hacia arriba. Una vez que esta parte esté casi dorada, damos la vuelta al cochinillo exponiendo su cara exterior.

Dejamos que se dore esta parte también, hasta que la piel quede bien crujiente por los dos lados.

Mientras se va haciendo el cochinillo, podemos ir haciendo el pisto. Para ello, pelamos y picamos todos los vegetales en trozos pequeños.

En una sartén grande, ponemos a calentar el aceite, y cuando esté caliente, freímos la cebolla y el pimiento a fuego lento hasta que estén pochados.

Se añaden entonces los calabacines, para que se haga todo lentamente durante unos minutos, hasta que esté tierno también. Una vez que esté tierno, lo retiramos del fuego.

Escaldamos los tomates en agua hirviendo durante un par de minutos, y rápidamente los pasamos a un bol con agua helada, para que se interrumpa el proceso de cocción de forma instantánea.

Pelamos los tomates y los partimos por la mitad para quitarles las pepitas. Los troceamos y pochamos en otra sartén aparte, con los 50 ml de aceite. Los ponemos a punto de sal y añadimos el azúcar.

Cuando esté a medio hacer, lo mezclamos junto con el resto de verduras, y lo dejamos que cueza todo junto durante aproximadamente 30 minutos, a fuego lento, removiéndolo cada poco tiempo para que no se pegue.

Al finalizar el tiempo, lo probamos y ponemos a punto de sal. Servimos el cochinillo troceado, acompañado de pisto.