Lo mejor de los brasseries franceses

Cómo hacer churros

Son los protagonistas de muchos desayunos y meriendas, de hecho, es tradición tomar churros con chocolate el día de año nuevo, después de la fiesta de Navidad.

Para que los churros salgan bien, la clave es la fritura, que debe ser en aceite bien caliente y hacerlos en tandas pequeñas para que no pierda temperatura.

Cómo hacer churros

Otro gran postre es el que nos recomiendan desde la web bizcochodecalabaza.es, perfecto para degustar con un café, té o chocolate a la taza.

Ingredientes:

Indicaciones para hacer la receta

Vierte el agua y el aceite en un cazo y espolvorea encima la sal. Ponlo a calentar a fuego medio hasta que llegue a ebullición.

Tamiza la harina, y cuando el agua esté hirviendo, agrégala de golpe. Seguidamente empieza a removerlo con una cuchara de madera.

Retíralo del calor y continua mezclándolo con energía hasta que se forme una bola que se quedará pegada a la cuchara. La masa será homogénea y lisa, sin grumos.

Para hacer la forma de los churros se suele utilizar una churrera, que es como una manga pastelera con una boquilla con la forma de los churros. Si no dispones de ella, puedes utilizar la manga pastelera con la boquilla de estrella.

Mete la masa en la churrera con ayuda de una espátula y vete calentando abundante aceite de oliva en una sartén. Cuando el aceite esté muy caliente, forma los churros con la churrera cortándolos con el dedo mojado en aceite frío.

Los churros deberán tener una largura de aproximadamente 15 centímetros, y se pueden dejar rectos, o curvarlos para que los dos lados se toquen.

Fríe los churros en pequeñas tandas para que puedas darles mejor la vuelta y el aceite no pierda temperatura. Fríelos hasta que estén dorados por todos lados. Si es necesario, cambia el aceite después de varias tandas si se ha puesto marrón, pues los churros cogerán mal sabor en ese aceite.

Saca los churros sobre papel de cocina y deja que escurren todo el aceite antes de servirlos.

Cómo tradición, se suelen servir con azúcar espolvoreado por encima, y mojados en chocolate, de todas las maneras están deliciosos.

Notas.

A la masa también se le puede añadir mantequilla en lugar del aceite, en la misma cantidad. Puedes probar de las dos maneras para ver que sabor te gusta más.