Lo mejor de los brasseries franceses

Flan de café

Si no puedes pasar sin tu café matutino, el de la media mañana o el de la tarde, te encantará esta receta de flan de café. Por supuesto, lo primero que vamos a necesitar es café expresso.

Si todavía no tienes una cafetera de cápsulas para hacer el mejor expresso, en esta página puedes encontrar tu cafetera ideal para preparar el café rápidamente, y con el sabor de un profesional.

Flan de café

El resto no tiene dificultad, sobre todo si utilizar el caramelo líquido ya preparado.

Ingredientes:

Procedimiento

Precalentamos el horno a 190ºC y preparamos un recipiente apto para el horno, más grande que la flanera, donde poder ponerla al baño María.

Ponemos la leche en un cazo a calentar a fuego fuerte para que llegue a ebullición, cuando rompa a hervir, añadimos las dos cucharadas de café y lo retiramos del fuego.

En un bol, ponemos los huevos y el azúcar para batirlos bien, hasta que estén homogéneos. Entonces vertemos la leche hirviendo poco a poco, removiéndolo con cuidado pero sin parar, hasta que tengamos una mezcla homogénea, sin grumos.

A continuación, hacemos el caramelo con 4 cucharadas de azúcar, poniéndolo a calentar hasta que se derrita y retirándolo del fuego antes de que se empiece a ponerse marrón. Hay que tener cuidado de no quemarnos al hacer el caramelo.

Este caramelo lo vertemos sobre la flanera y lo repartimos uniformemente por toda la base haciendo movimientos circulares mientras todavía está caliente y se desliza con facilidad.

También podemos utilizar caramelo líquido comprado. El sabor no es el mismo, pero nos ahorraremos bastante tiempo al saltarnos este paso.

Una vez que el caramelo está sólido, veremos la mezcla encima y lo introducimos en el horno, en el baño María que hemos preparado. El recipiente tiene que tener suficiente agua como para que llegue hasta la mitad de la flanera.

El tiempo que el flan tiene que estar en el horno es aproximadamente 50 minutos para que se cuaje por completo. Podemos comprobarlo pinchando el centro con un palillo largo, si sale limpio, es que está cuajado, sino, hay que tenerlo unos minutos más.

No importa que esté unos minutos en el horno, pues cuanto más se cuaje, mejor se desmoldará y menos se romperá.

Lo sacamos del horno y dejamos que repose a temperatura ambiente hasta que esté frío. También podemos meterlo en el frigorífico para que se termine de cuajar. Antes de servirlo, lo desmoldamos con cuidado sobre un plato.

El flan se suele servir acompañado de nata montada, helado o nueces.