Lo mejor de los brasseries franceses

Mi receta de codornices

Estas pequeñas aves pueden resultar un magnifico plato entrante, o un segundo plato. Tienen una proporción bastante alta de carne magra, hueso, y un sabor delicado.

La verdad es que no apetecen platos fríos para el invierno, sino algo caliente para calentar el estómago, y desde luego que estas recetas lo son.

Mi receta de codornices

Cuando las compres, elige las más regordetas, con la piel amarillenta sin manchas, fresca, que tenga un tinte rosado. Evita cualquiera que parezca viejo.

Las codornices se venden limpias o deshuesadas. Las deshuesadas ​​tienen más espacio para rellenarlas, y hacen la comida menos complicada.

Para que mantenga la forma, puedes atarles las patas con una cuerda. El tiempo de la cocción de la codorniz es aproximadamente 20 minutos a la cazuela, y hay que darle la vuelta con frecuencia.

Codornices en salsa

Ingredientes:

Pedimos directamente a nuestro carnicero que nos limpie las codornices, manteniendo su forma. Las colocamos en una cazuela junto con el aceite y lo calentamos, removiéndolo de vez en cuando, de manera que no se tuesten.

Las sacamos a un plato aparte, y en el mismo aceite, pochamos las zanahorias y las cebollas, bien picadas. Cuando estén tiernas, pero no doradas, colocamos encima las codornices, y vertemos el caldo y el vino blanco.

Lo ponemos a punto de sal, añadiendo también un poco de pimienta y de nuez moscada.

Elevamos el fuego, y cuando empiece a dar el primer hervor, bajamos el fuego y lo dejamos que cueza a fuego lento durante 2 horas con la tapa puesta, hasta que esté todo bien tierno. Si es preciso, podemos añadirle más caldo para que no se quede seco durante la cocción.

Servimos las codornices acompañadas con la salsa por encima.

En el caso de que queráis hacer otra receta diferente, podéis probar esta otra receta de codornices estofadas.

Codornices estofadas

Ingredientes:

En una sartén añadimos un chorrito de aceite de oliva, los ajos, y las cebollas, todo picado. Sazonamos las codornices limpias y las añadimos a la sartén, para que se sofrían hasta que estén doradas.

Le añadimos el cava y tapamos la cazuela para que cuezan a fuego lento hasta que estén tiernas.

Pelamos las patatas y las freímos a parte, en abundante aceite de oliva. Las escurrimos y servimos con las codornices.

Si hay sobras, mantén las codornices en la nevera, en una bandeja, cubiertas con papel de aluminio. Asegúrate de que están en la bandeja de la carne, para que los jugos no contaminen ningún otro alimento.

Es particularmente importante mantener la codorniz lejos de cualquier otra carne cocida o cruda.