Lo mejor de los brasseries franceses

Pimientos rellenos de bacalao

Los pimientos del piquillo se pueden rellenar con una gran variedad de ingredientes, verduras, carnes, pescados o mariscos, o una mezcla de varios. En esta ocasión los hemos rellenado de una bechamel de bacalao, y están acompañados de una salsa con sabor a bacalao.

Ingredientes para 12 pimientos

Pimientos rellenos de bacalao

Elaboración paso a paso

  1. El bacalao, al estar salado, se tiene que poner en remojo durante al menos 48 horas antes, cambiándole el agua varias veces a lo largo del día. Una vez desalado, lo blanqueamos cubriéndolo con agua fría y poniéndolo a calentar hasta que haga espuma, antes de que empiece a hervir.
  2. Lo escurrimos y reservamos el agua de cocción. Cuando haya enfriado, desmenuzamos el bacalao, eliminando la piel y todas las espinas.
  3. Por otro lado, en una sartén con un poco de aceite ponemos a freír media cebolla bien picada, hasta que esté pochada. En ese momento se añade el bacalao desmenuzado y lo cocinamos todo junto durante un par de minutos.
  4. Incorporamos una cucharada de harina y lo removemos para que se integre por completo. Vertemos la leche caliente poco a poco, sin parar de removerlo, hasta que haya espesado.
  5. Lo ponemos a punto de sal, le agregamos la mantequilla, volviéndolo a remover para que se integre, y dejamos que enfríe.
  6. Con esta bechamel de bacalao rellenamos los pimientos, a los que habremos quitado las pepitas y escurrido bien. Para que no se salga el relleno, podemos cerrarlos con un palillo, pero con cuidado de no romper el pimiento.
  7. Pasamos los pimientos por harina y huevo para rebozarlos, y los freímos en abundante aceite caliente que habremos preparado en una sartén. Una vez que estén dorados por los dos lados, los sacamos a una cazuela de barro, y los reservamos en caliente hasta que esté la salsa.
  8. Para hacer la salsa, freímos en una sartén el resto de la cebolla hasta que esté dorada, y añadimos una cucharada de harina, tostándola durante un minuto. Agregamos la salsa de tomate, lo mezclamos, y por último vertemos una taza del agua de la cocción del bacalao, hasta que se forme una salsa líquida.
  9. Después de que de un hervor, lo batimos con la batidora hasta que quede fino y lo vertemos a continuación sobre los pimientos. Le damos un último hervor todo junto y lo ponemos a punto de sal antes de servirlo.