Lo mejor de los brasseries franceses

Una guarnición diferente

La guarnición es ese pequeño acompañamiento que le ponemos a algunos platos, como carnes y pescados. Sirven para variar y realzar el plato, y no sólo se reduce a patatas fritas o asadas.

Aquí tienes varias ideas de guarniciones que jamás abrías imaginado.

Una guarnición diferente

Angulas

Ingredientes:

Para este plato es muy importante que la calidad de las angulas sea de primera. Ponemos en una cazuela el aceite a calentar y añadimos los ajos laminados para que se frían. Una vez dorados, los retiramos y agregamos las angulas. Les damos una vuelta a fuego vivo, le añadimos la guindilla y una pizca de sal antes de servirlos.

Langostinos gambas o cigalas al horno

Ingredientes:

Calentamos el horno durante 10 minutos a 250ºC. En una fuente apta para el horno, ponemos los langostinos, las cigalas o las gambas peladas, lo ponemos a punto de sal y lo rociamos con aceite por encima.

Lo introducimos en el horno durante 5 minutos (en el caso de las gambas serán 3 minutos). Por otra parte, mezclamos el zumo del limón con las 3 cucharadas de aceite y lo vertemos por encima antes de servirlo.

Patatas a la importancia

Ingredientes:

Ponemos a cocer las patatas enteras sin pelar en agua con sal durante 15 minutos. Tostamos las almendras en el horno y las reservamos. Pelamos las patatas y las cortamos en rodajas gruesas, de 2 centímetros de grosor.

Las patatas las rebozamos en harina y huevo batido y las freímos en abundante aceite caliente, hasta que estén doradas. Las disponemos en papel de cocina para que escurran el aceite y las reservamos.

Retiramos parte del aceite para poder freír la cebolla, los ajos y un poco de perejil (todo muy bien picado), hasta que estén dorados. Incorporamos la salsa de tomate y las almendras molidas, y rehogamos todo el conjunto durante unos minutos.

Vertemos un vaso de agua para que de un hervor, y ponemos toda la salsa sobre las patatas. Lo ponemos a calentar a fuego lento hasta que las patatas estén blandas, y si la salsa queda muy espesa, le añadimos un poco de agua.

Lechugas braseadas

Ingredientes:

Quitamos las hojas exteriores de las lechugas y las lavamos bien. Calentamos el horno a 200ºC.

En una fuente para horno, ponemos 100 ml de aceite de oliva y la cebolla cortada en juliana. Encima ponemos las lechugas partidas por la mitad, las espolvoreamos con sal y pimienta negra, las mojamos con un buen chorro de aceite de oliva y lo metemos en el horno.

De vez en cuando, las damos la vuelta y las regamos con su propio jugo. Las patatas las cocemos en agua con sal durante 25 minutos.

Cuando las lechugas estén tiernas y tengan un color dorado, las sacamos del horno y las acompañamos con las patatas hervidas.